martes, 14 de octubre de 2014

Terapia de azúcar


«¡Qué día llevo! ¡Qué día!» -gruñía frente al espejo- «Y para colmo tendré que ir al médico a que me quite esta asquerosa verruga de la punta de la nariz. ¡Lo que me faltaba! Grrrrr... ¿Por qué la vida es tan complicada? Juanito y Greta estaban hoy de lo más insoportables. Adoro a mis niños pero cuando me hacen enfadar... ¡me los comería! Lo único que me calma es pensar en cosas dulces: paredes de chocolate, puertas y ventanas de galletas de canela, lámparas de gominola... Aaaah... Así debería ser mi casa.»

©Jim Megal-2014. Todos los derechos reservados